IU denuncia que FCC no cumple con el contrato para el mantenimiento de las playas y que la alcaldesa no le exige la ejecución de todos los trabajos recogidos en el pliego

Díaz: “El equipo de gobierno no solo no está fiscalizando el incumplimiento de este contrato de 3,2 millones de euros, sino que en muchos casos es la plantilla municipal la que está haciendo el trabajo correspondiente a la concesionaria y que ésta no ejecuta”

Los últimos temporales han puesto a prueba el cumplimiento del contrato  firmado por el equipo de gobierno de PP y OSP con la multinacional FCC  para la privatización del servicio de mantenimiento y limpieza de todos los  equipamientos de playa, limpieza de zonas verdes y zonas de juego, así como su reposición en caso de deterioro, actuaciones a realizar durante  todo el año, en todo el litoral del término municipal. “Tanto FCC como el Ayuntamiento suspenden estrepitosamente”, denuncia el concejal portavoz de Izquierda unida, Miguel Díaz.

“Durante todo el verano, y especialmente durante los últimos temporales, los  ciudadanos comprueban como la gestión de los efectos producidos la realizan en casi su totalidad, los trabajadores de la plantilla municipal con  maquinaria y herramientas municipales e,  incluso, la  recogida  de  cañas, brozas y vegetales arrojados por los cauces a la playa, está siendo  efectuada por el Ayuntamiento y no por FCC”, subraya el edil de IU.

Este contrato incluye el mantenimiento, reparación o sustitución, si fuera  necesario, de todos los elementos municipales de playa, desde las instalaciones de equipamientos a servicios de infraestructuras o dotaciones  como las zonas de baño adaptadas.

Para el caso de temporales, el pliego obliga a FCC a que se deberá proceder  de la manera necesaria para evitar accidentes, tomando las medidas de urgencia que se requieran, para mantener la playa en perfecto estado los 365 días del año, lo que incluye la recogida de cañas, algas, animales muertos, etc., ocasionados por cualquier eventualidad y limpieza de arquetas ocasionados por temporales accidentales, riadas, etc., distinta al trabajo habitual.

Se incluye también la obligación de instalar este verano zonas de juego deportivas, torretas de vigilancia, cartelería de acceso a las playas, cartelería propia de la playa y sus accesos e indicaciones de uso, barandillas, mantenimiento de zonas ajardinadas incluyendo oasis y limpieza y poda de palmeras, la limpieza y mantenimiento de la desembocadura de ríos y arroyos, mástiles de señalización de banderas o las plataformas acuáticas flotantes en las Playas de San Pedro. La realidad es que ni se han limpiado las desembocaduras de ríos y arroyos, ni las plataformas han sido instaladas.

El contrato también prevé el pintado, mantenimiento, reparación y  limpieza de rampas, escaleras y pasarelas, así como cualquier elemento que sea necesario colocar en la playa, y de las instalaciones de módulos de aseos públicos, tanto los que están en la arena como en el Paseo Marítimo y que sean competencia de la delegación de Playas, como de los módulos de  Salvamento y Socorrismo.

Para realizar estas actividades el concesionario está obligado a la contratación del personal adecuado y de las herramientas y la maquinaria necesaria  durante  todo el año, en relación a esta maquinaria se determina, como mínimo, una pala mixta retropala y una cargadora con ruedas de goma equipada con martillo hidráulico y pinzas con características igual o mayor a 60 Kw y 4 m. de profundidad de excavación, con maquinista propio, y un camión de 3.500 Kg durante todo el año, unos vehículos que no hemos visto en las playas.

Pero, además los trabajos de mantenimiento, limpieza, sustitución de los servicios e infraestructura de playas no se han realizado en muchos casos, al igual que las acometidas de luz, agua, saneamientos, drenajes etc., que siguen de forma generalizada sin una mínima reparación de urgencia.    

Por último, la obligación de la limpieza y mantenimiento de forma periódica de playas en las zonas dunares y de las zonas calificadas como ‘Reserva Ecológica’ sigue sin hacerse, los vecinos y turistas han comprado como en los meses de julio, agosto y septiembre de este año la invasión de  vehículos, el deterioro de vallados perimetrales, la destrucción de  barreras o la ausencia de control de los aparcamientos en las playas y dunas de la ‘Reserva Ecológica Dunas de Marbella’, “sencillamente no ha existido, ni por parte del Ayuntamiento, ni por parte de la concesionaria FCC”.