Izquierda Unida elevará a pleno municipal una moción para mejorar las condiciones de trabajo del colectivo de enfermería y la atención de los pacientes en el Hospital Costa del Sol

DÍAZ: “Diversos estudios marcan que una enfermera, para ofrecer una atención de calidad, debe atender a un máximo de 6 pacientes, en el Hospital Costa del Sol se están atendiendo a 10 en el turno de mañana y a 15 pacientes en el de tarde noche. Esos mismos estudios señalan que a partir del séptimo paciente cuya atención tiene que asumir una profesional sanitaria, la mortalidad aumenta un 4%

El acuerdo, ratificado tras reunión con Juan José Sánchez, Secretario Provincial del sindicato de enfermería SATSE en Málaga, se trasladará al pleno del mes de febrero.

“La labor del colectivo de enfermería resulta imprescindible para el óptimo desarrollo de la vida de un hospital, la atención y el trabajo de estas profesionales, garantiza la eficacia en las prácticas hospitalarias y la asistencia universal y gratuita de la sanidad pública”, señala el concejal portavoz de Izquierda Unida, Miguel Díaz.

“Para ello, desde nuestra formación, vamos a trasladar al pleno municipal de febrero una moción que insta al establecimiento de una dotación adecuada de enfermeras y enfermeros en el Hospital Costa del Sol, que atiende a una población cercana a los 500.000 habitantes, y que pueda garantizar una atención segura a la población, con igualdad y equidad entre comunidades autónomas y provincias”, indica el edil.

“Diversos estudios marcan que una enfermera para ofrecer una atención de calidad debe atender a un máximo de 6 pacientes, en el Hospital Costa del Sol se están atendiendo a 10 en el turno de mañana y a 15 pacientes en el de tarde noche. Esos mismos estudios señalan que a partir del séptimo paciente cuya atención tiene que asumir una profesional sanitaria la mortalidad aumenta un 4%”, denuncia Diaz.

La moción también incluye asegurar de mayor calidad a la población española, a través de una Ley que determine el número máximo de pacientes asignados a cada  enfermera o enfermero, asegurando de este modo que serán tratados con los mismos niveles de cuidados, independientemente del lugar en el que residan y para que el colectivo de enfermería pueda trabajar con una carga laboral adecuada, lo que repercutirá positivamente en su salud y seguridad en el trabajo y asegurará una atención segura en la prestación de los cuidados, y que se asegure a través del establecimiento de estas ratios, la sostenibilidad del sistema sanitario español, al dotarlo del número suficiente de enfermeras y enfermeros como inversión prioritaria generadora de importantes retornos económicos, sociales y de salud de la población.

CONTEXTUALIZACIÓN

En la Comunidad Autónoma de Andalucía actualmente contamos con 4´13 enfermeras por cada 1.000 habitantes, cifra que se encuentra por debajo de la media en nuestro país, y de la UE que se sitúa en 8,8 enfermeras por cada mil habitantes, situando la atención sanitaria que reciben nuestros ciudadanos en franca desventaja frente a la de los habitantes de otros territorios, impidiendo de este modo, como se recoge en nuestra Constitución, que la protección a la salud (artículo 43 de la Constitución Española) se garantice por igual a todos los ciudadanos, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social (artículo 14 de la CE).

Estas cifras indican el déficit de profesionales enfermeros con los que cuenta nuestro servicio de salud y, en general, el sistema sanitario y socio sanitario.

Estas bajas ratios enfermera-paciente suponen un riesgo directo sobre la vida de los ciudadanos, aumentando de forma clara, según las evidencias disponibles, su mortalidad y su morbilidad, incrementando el coste sanitario por el aumento de las estancias hospitalarias y el consumo de otros recursos.